12/05/2017

Mi historia

Veronica Rucks nace en Wisconsin – Madisson (USA) e inicia una vida en familia un tanto nómada debido al trabajo del padre. Recorriendo así cada casi 4 años diferentes países del istmo latinoamericano.

“confieso haber saboreado desde muy chica los sabores mas tradicionales y cotidianos de muchos países que son hoy la base de mi sazón”

Su madre de influencia italiana y experta en la cocina fue su primera y única maestra cuando día a día pasaban horas en la cocina para complacer un gran numero de comensales debido a su vida social y su afición a la comida.

“Recuerdo los domingos estar de 6 a 8 horas haciendo pastas y ñoquis caseros con minuciosas salsas caseras y luego mirarnos cómplices cuando los comensales devoraban el esfuerzo en segundos”
Viviendo en Guatemala inicio su recorrido culinario simultáneo a su carrera Ciencias de la comunicación de la cual es Licenciada y trabajo toda su vida. igualmente siempre tuvo algún emprendimiento gastronómico desde sus 20 años. Realiza estudios de cocina thai – italiana – vegetariana siendo este ultimo su primer emprendimiento en un club deportivo.

“Siempre respete mucho la cocina “raw vege” y la promovía en mi pequeño lugarcito aunque a veces me saltada el diablito uruguayo y los domingos siempre estaba en nuestra mesa un buen asado o un plato de carne…Es esa sensación de lejanía que te satisface y que cuerpo y alma se confabulan para sentir el placer de estar en casa de nuevo”
Treinta años en Centroamérica (20 en Guatemala) en constante movimiento y siempre con su pasión por la gastronomía confiesa seguir sintiendo cada vez mas ese respeto y momento sagrado de los almuerzos y la deliciosa presencia de los sobremesas como condición.
El buen alimento como forma de vida y amor. “ Nuestro hijo esta ingresando a este viaje y cada día veo que disfruta mas este arte de SABER COMER y BEBER”

Luego de sus dos resto en Centroamérica (uno en conjunto con su marido Emanuel) arriban a Uruguay hace 14 años y se describe como Chef -Cocina de Autor – Fusion y desde Mia como único bistro en Punta en medio de la playa donde confiesa adorar esa obstinada confianza de sus clientes que cada año son mas y donde se disfruta un menu cada estacion.

“Cada viaje que hacemos es un compromiso de regalo a mis clientes. Leo, estudio, pruebo todo y me preparo todos los días para mantenerme al día y seguir recibiendo aplausos”.